La relevancia para un buen SEO

SEO Perfect Company

Google, el buscador por antonomasia en España, establece una serie de criterios de relevancia determinada por más de 200 factores que, con frecuencia, son compartidos por otros buscadores para obtener un buen SEO:

Contenido de la página: debe contener gran cantidad de información de utilidad. La araña analiza todo el contenido de un site, como sus fuentes, subdivisiones y ubicación precisa de todas las palabras.

Calidad: para que los buscadores puedan entender correctamente la estructura de una web, será necesario que la página esté dotada de una jerarquía y de unos enlaces de textos claros, donde se pueda acceder a todas las páginas desde al menos un enlace de texto estático. Además, debemos evitar utilizar técnicas fraudulentas para mejorar nuestro posicionamiento con la colocación de enlaces de forma indiscriminada.

Palabras clave: es de vital importancia que las palabras clave que los usuarios utilizan para sus búsquedas, aparezcan en la página web, así como que la información presentada esté descrita de forma clara y precisa.

Enlaces externos: uno de los factores que los buscadores consideran más importantes es la cantidad y calidad de los enlaces externos que redirigen a nuestra página web. El buscador lo traduce en una valoración positiva por parte del site que alberga el enlace, cuyo propio posicionamiento SEO también redundará en beneficio de nuestra página. Para que esto se produzca, hay que trabajar en que la página ofrezca contenidos de calidad, útiles y actualizados.

PageRank: es un parámetro registrado y patentando por Google, que mide la relevancia de una página web en Internet, mediante un algoritmo basado en los enlaces externos que posee el site.

– Limpieza y claridad: cuanto más fácil se lo pongamos a los robots que se encargan de indexar la página, más nos recompensarán. Es fundamental utilizar URL sencillas y estáticas, usar todo tipo de etiquetas y descripciones en el código de la página web, de modo que no haya duda sobre la temática del contenido de la web.

Texto mejor que imágenes: para que los motores de búsqueda encuentren la página correctamente, es recomendable que las descripciones, nombres, contenido y enlaces principales de la página se encuentren situados en el texto, y no en imágenes.

Código accesible: Hay que ser muy celoso del rigor a la hora de introducir el código de la página, asegurándonos de que se cumplen los estándares de programación y no existe código HTML incorrecto, dañado o de difícil rastreo.

Metaetiquetas: se implementan en el código y nos ofrecen varias posibilidades, permitiendo incluir tanto palabras clave como una breve descripción de la página.

Mapas del sitio: aprovechando la ocasión que nos brindan muchos de los buscadores, podemos enviarles un archivo XML con una lista de todas las direcciones URL de la página, lo que revierte en que éstos no tengan problemas a la hora de encontrar correctamente la información que ofrecemos.

Robots.txt: Si utilizamos este archivo en el servidor de la página, informará a los rastreadores sobre los directorios que son potencialmente rastreables, por lo que es fundamental que esté actualizado

Prácticas desaconsejadas

Queremos llamar la atención sobre una serie de prácticas a las que no deberíamos prestarnos:

Ocultar texto o enlaces: no se deben incluir textos ocultos, detrás de imágenes o con fuentes pequeñas, ya que los buscadores podrían catalogar nuestra página como poco fiable, al considerar que se intenta mejorar el posicionamiento mediante técnicas fraudulentas.

– Participar en granjas y esquemas de enlaces o similares: los buscadores no valoran positivamente este tipo de recursos, ya que lo que más aprecian es que un enlace dirija a otra página como consecuencia de su relevancia, actualidad o calidad de contenidos.

– Crear sitios sombra o espejos: ante la necesidad de duplicar el contenido de la página web, es recomendable utilizar el archivo robots.txt o metaetiquetas llamadas “noindex” para impedir a los rastreadores el acceso al contenido duplicado.

– Otras acciones: incluir contenido no original, usar palabras clave de forma abusiva para atraer a los motores de búsqueda, o duplicar contenidos indiscriminadamente son prácticas que también es recomendable evitar a toda costa.

Por Beople

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*