Objetivos social media de una marca - Beople
58996
post-template-default,single,single-post,postid-58996,single-format-standard,qode-core-1.2,ajax_fade,page_not_loaded,,pitch-ver-1.9, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,side_menu_slide_from_right,grid_1300,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Objetivos social media de una marca

SOCIAL MEDIA
Para lanzarnos a las redes sociales, lo esencial es definir unos objetivos. ¿Por qué queremos estar presentes en los social media? ¿Qué buscamos a la hora de incluir estos nuevos medios dentro de nuestro plan de comunicación corporativa? Sin objetivos, no podremos elaborar un plan, ya que un plan, sea del tipo que sea, siempre es el camino que nos marcamos para conseguir determinados resultados. Definir unos objetivos nos permitirá revisar el Plan social media en base a ellos y elaborar cada cierto tiempo, los cambios que consideremos necesarios. Entre estos objetivos social media podremos distinguir entre objetivos cualitativoscuantitativos.
En un Plan social media, al tratarse al fin y al cabo de un plan de comunicación, los objetivos cualitativos suelen tener más peso que los objetivos cuantitativos, ya que lo que se busca es establecer una relación con nuestro público que nos ayude a obtener notoriedad y una buena reputación. Sin embargo, como vamos a ver, los Medios Sociales también pueden ayudarnos a conseguir determinados objetivos cuantitativos.
Entre los objetivos cualitativos podemos distinguir:
Dar a conocer la empresa sus productos y servicios, para el caso de empresas que empiezan desde cero y necesitan crear su imagen corporativa 2.0.
– Alcanzar un determinado posicionamiento 2.0 que debe estar en consonancia con el posicionamiento que la empresa tiene o quiere alcanzar en el mundo offline y que dependerá, en gran medida, de la naturaleza del negocio y de los objetivos que tenga.
– Generar un grado de notoriedad 2.0 que nos haga destacar, ser visibles en la Web 2.0 y que nos ayude a reforzar el posicionamiento elegido. La notoriedad llega en una segunda fase, cuando la empresa ya no es una completa desconocida y empieza a labrarse una reputación.
– Reforzar el reconocimiento y la reputación de la compañía en el caso de que ésta ya haya alcanzado el punto deseado y quiera mantenerlo.
– Crear engagement, es decir, conseguir que la comunidad que hemos logrado reunir al calor de nuestra marca se sienta identificada con ella, comprometida e involucrada, que sea activa, que participe y que influya a su alrededor.
Atender al cliente, establecer conversaciones con nuestros clientes y dar más visibilidad a nuestras campañas de lanzamiento de nuevos productos. Asimismo, obtener información de primera mano sobre la satisfacción de nuestros clientes con nuestros productos o servicios y obtener nuevas ideas para el desarrollo de nuestro negocio, orientadas a satisfacer las necesidades de los consumidores.
Por su parte, entre los objetivos cuantitativos podremos distinguir:
– El tamaño de nuestra comunidad, es decir, el número de usuarios que queremos reunir en nuestros Medios Sociales. Debe ser un número razonable, fijado con sensatez y alcanzable en un plazo de tiempo determinado.
– Generar tráfico. Un SMO bien trabajado puede hacer que los usuarios fluyan desde nuestras redes sociales hacia nuestra web o blog, y viceversa, e incrementen su actividad en ellos, lo que puede terminar repercutiendo positivamente en las ventas si poseemos una web orientada al e-commerce.
– Aumentar las ventas. Aunque, a día de hoy, no se vende directamente en los Medios Sociales, las empresas tienen claro que su actividad en los mismos puede llegar a incrementar las ventas. Una buena reputación, una credibilidad bien trabajada, un posicionamiento claro y un cierto grado de reconocimiento, contribuyen a convertir en cliente al usuario. También un buen SMO puede terminar convirtiendo a un fan, por ejemplo, en cliente de nuestra tienda online.
A la hora de definir unos objetivos para nuestra marca en Medios Sociales es muy importante ser realista. Es evidente que un negocio local no podrá obtener 200.000 “fans” o “likers” en Facebook. Además, no solo debemos tener en cuenta el tamaño de nuestro negocio a la hora de fijarnos unos objetivos, sino también unos plazos de consecución realistas. Los Medios Sociales se mueven, en muchas ocasiones, por emociones y tenemos que ser conscientes que no siempre se obtienen los resultados esperados. La mejor actitud a adoptar ante los Medios Sociales es la de cierta flexibilidad.

Beople
No Comments

Leave a Comment: