¿Qué es el marketing online?

El propósito último de cualquier campaña de marketing es convencer a las personas, a las organizaciones o a la sociedad, de que compren unos productos o de que contraten o usen unos servicios, porque ello redundará en su propio interés. Para la empresa, esto se resuelve en cuatro grandes etapas que consisten en:

1. Crear y promover la notoriedad de nuestra imagen dando visibilidad a la marca, al producto o servicio que ofertamos;

2. Crear un público objetivo (PO) o potencial, es decir una audiencia cualificada susceptible de adquirir nuestros productos o servicios;

3. Crear un ROI (del inglés Return on investments) o retorno sobre la inversión, es decir lograr un beneficio significativo en relación con la inversión realizada;

4. Fidelizar a nuestros clientes o usuarios, es decir instaurar una relación de confianza duradera entre ellos y la empresa, que logre que vuelvan a visitar nuestro site a adquirir nuestros productos.

En términos operativos, estos objetivos se alcanzan mediante la implementación de alguna o varias estrategias de marketing online:

1. El branding, o estrategia centrada en la promoción de nuestra imagen de marca;

2. La generación de tráfico web o el aumento del número de visitas a nuestro site;

3. La creación de leads o pistas comerciales, es decir la creación de un mercado de clientes o usuarios potenciales;

4. La conversión de los clientes potenciales en clientes efectivos, es decir la conversión de leads en compras.

Marketing-Online

Internet y Marketing

Internet se ha introducido en la mayoría de los departamentos de las empresas: administración, recursos humanos, logística, comunicación, comercial, etc. Pero ventas y marketing son las áreas más afectadas, ya que la actividad comercial es uno de los campos donde las innovaciones tecnológicas se aplican con mayor rapidez, pues cuentan con el estímulo que supone superar a la competencia y mejorar la comunicación y el servicio a los clientes potenciales.

Al mismo tiempo, en los últimos años, hemos visto cómo Internet se ha ido apropiando paulatinamente de la audiencia de otros canales, sobre todo de la televisión y la prensa escrita: la inversión en campañas publicitarias online aumenta año tras año.

Según el informe de inversión publicitaria en medios digitales elaborado IAB (Internet Advertisement Bureau Spain) y la consultora Pricewaterhousecoopers en junio de 2011, la publicidad online representa en España el 15,62 % de la inversión publicitaria total en medios de comunicación. Cada año Internet deja menos espacio a otros medios, siendo el único con tendencia creciente a pesar de la crisis económica que afecta a gran parte del mundo desde hace varios años.

El éxito de Internet como canal de comunicación

Pero, ¿qué es lo que convierte a Internet en un canal de comunicación corporativa revolucionario? A continuación, veremos que la clave del éxito de este medio radica en que ofrece algo que no permiten la televisión, la radio o la prensa escrita: la interactividad.

Otros medios de comunicación han conseguido ofrecer una comunicación de alcance masivo y bajo coste. Sin embargo, además de reunir estas mismas cualidades, Internet ofrece poder participar en la construcción del mensaje gracias a la Web 2.0, faceta que es cada día más utilizada. Como demostración de esta realidad, en diciembre de 2006, la revista Time nombró como personaje del año a You, refiriéndose al usuario particular que generaba en ese momento contenidos de gran valor en entornos 2.0 tales como los blogs, YouTube, MySpace o Wikipedia.

Pero la interactividad no es la única ventaja relativa de Internet frente a otros medios. Existen otras características para explicar la capacidad explosiva de comunicación corporativa de este canal, como por ejemplo:

– La interactividad, el buque insignia del medio online, permite a su vez ofrecer a este canal una comunicación que reúne los atributos de producirse en tiempo real, ser bidireccional, masiva y de bajo coste.

– El mayor valor añadido a nivel empresarial es la posibilidad que brinda este medio de medir el impacto y la rentabilidad real de las acciones llevadas a cabo. En efecto, el principal problema de los medios tradicionales, fue siempre la dificultad de medir el impacto real de una cuña en la radio o de un anuncio en un periódico. En Internet, todas las acciones y sus repercusiones pueden medirse con mayor a menor exactitud mediante unas herramientas mucho más eficaces que las disponibles en los medios tradicionales. Podemos analizar por ejemplo con exactitud muchas de las variables que concurren en una campaña de marketing:
o Número de usuarios que han visto nuestro anuncio (nº de impresiones).
o Número de usuarios que han mostrado interés por nuestro anuncio y han visitado nuestro sitio web haciendo clic en el formato publicitario (nº de clics).
o Número de usuarios que tras entrar en nuestra web piensan que no es lo que estaban buscando, abandonándola en pocos segundos (% de rebote).
o Gran cantidad de información sobre los usuarios que visitan nuestra web (vía de llegada a nuestro site, ubicación geográfica, explorador utilizado y versión del mismo, comportamiento exacto en nuestra web, recorrido realizado, tiempo de visita en cada página, etc.).

Todo lo que ocurre en Internet queda reflejado en los servidores de manera automática y en tiempo real, en forma de parámetros y estadísticas, permitiendo a los responsables de la toma de decisiones extraer las claves necesarias para conocer al público objetivo y conectar con él de forma óptima.

– Existen amplias posibilidades de personalización del mensaje. Internet permite personalizar el mensaje para cada usuario en función de la información que tengamos de él, ya sea partiendo del contexto en el que se mueve o de su historial (si lo poseemos). El logro de este conocimiento a escala masiva y de forma automatizada, produce un coste muy inferior a una actuación similar en cualquier otro medio.

– La posibilidad de efectuar transacciones en el mismo medio en el que se anuncia el producto o la empresa hace que el medio no se limite a ser un canal donde publicitarse, sino que pasa a ser un lugar donde se cierran contratos y ventas. Esta ventaja viene respaldada por el hecho de que se está detectando en los últimos años un aumento paulatino de la confianza en los medios de pago online (Según e-Business Strategy, Europe 2010, en 2010, las compras en Internet rondaron en Europa los 550.000 millones de euros), y cada vez hay más personas que ven con normalidad basar su decisión de compra en la información que encuentra en la red. Estos datos son muy importantes porque el marketing está íntimamente relacionado con la confianza. Sin ella, la comodidad, la transparencia de precios y la diversidad de la oferta inédita en otro contexto perderían todo su valor.

– Internet es un medio más ágil y flexible a la hora de crear una campaña de marketing y mantenerla.

Por Beople

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*